ANTONI GABARRE POR UN TAJO VIVO

Se necesita poco tiempo para dejar un apoyo firme a una causa, y eso es lo que ha hecho hace unos días el artista Antoni Gabarre que ha estado en Aranjuez y ha contribuido de forma altruista en la reivindicación Por un Tajo vivo. Antoni ha transformado la fachada de uno de los hangares de La Piragüera dejando muestra de su arte y de su compromiso con la defensa del Río Tajo. El artista y ambientalista no quiere que este movimiento se quede sólo en este gesto y ha mostrado su intención y colaboración para poder realizar más murales con este tema en las localidades afectadas por el trasvase Tajo-Segura.

El sentir general de la Asamblea lo ha mostrado perfectamente unos de sus miembros con estas palabras: “Cuando aparece alguien que no tiene nada que ver ni con Aranjuez ni con el río Tajo, pasa por la piragüera y ve el cartel de por un Tajo vivo y de forma altruista se ofrece a hacer este mural con este significado dan aún más ganas de seguir defendiendo el río. A cambio lo único que pide es ponerle en contacto con la red del Tajo ofreciéndose para pintar murales por un Tajo vivo en los principales municipios ribereños españoles y portugueses. Creo que merece la pena hacer todo el esfuerzo en ayudarle”.

Gracias, Antoni Gabarre por tu obra y por tu sensibilidad y compromiso que no se queda sólo en palabras, sino que pasa a hechos. Gracias

 

Anuncios

PRESIDENTE DE LA CHT, ¡¡DIMITA YA!!

El pasado lunes 19 de junio tuvo lugar una concentración en Toledo por cumplirse 45 años de la prohibición del baño en el río Tajo. A la finalización de dicho acto se leyó una carta pidiendo la dimisión del presidente de la CHT por vergüenza, por honestidad y congruencia.

La Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo ha elaborado un documento en su página con la carta y piden la colaboración de todos los ribereños  con esta petición de dimisión. Para ello no tienes más que copiar el texto de la carta y enviarlo por correo electrónico a presidencia@chtajo.es. ¡¡DIMISIÓN YA!! ¡¡NO AL TRASVASE TAJO-SEGURA!! ¡¡DEROGACIÓN DEL MEMORANDUM TAJO-SEGURA!!

Éste es el contenido:

Señor presidente:

El 19 de junio de 2017 se acaban de cumplir 45 años de la prohibición del baño en el Tajo a su paso por toda la provincia de Toledo. Esta prohibición no se debió a causas fortuitas, imprevisibles, accidentales ni tampoco puntuales desde el punto de vista temporal. La motivación vino de la mano del constatado grado de contaminación que venía afectando a las aguas vertidas al Tajo a través de su afluente Jarama, como rezaba en la comunicación que hacía el Gobierno Civil de esa época a todos los ayuntamientos ribereños de la provincia.

Como usted sabe, esa contaminación tenía su origen en el enorme desarrollo urbano e industrial que estaba experimentando Madrid y su círculo metropolitano a partir de la década de los 60. La posterior puesta en marcha de los diferentes proyectos de depuración de las aguas vertidas a los ríos madrileños, nunca ha sido suficiente para atajar el problema, ya que a ese creciente desarrollo se sumaba, entre otras, la también creciente contaminación difusa procedente de una agricultura cada vez más intensiva, industrial y acompañada de insumos contaminantes.

Para colmo, desde principios de la década de los 80, el caudal circulante por el cauce del Tajo en las inmediaciones de Aranjuez, antes de confluir con el Jarama, se restringieron a la sexta parte de su caudal medio normal. De este modo, la dinámica fluvial del Tajo quedó reducida a la mínima expresión funcional y volumétrica, con la que la concentración de la contaminación se hace mucho mayor aguas abajo de su confluencia con el Jarama, impidiendo que se expresen los procesos de autodepuración y regeneración natural. Tales reducciones de caudal fueron impuestos al Tajo en beneficio de los trasvases de aguas al Acueducto Tajo-Segura, sirviendo los embalses de Entrepeñas, Buendía y Bolarque de contenedores de aguas a trasvasar y no como elementos laminadores de avenidas ni de provisión plurianual con los que afrontar los cíclicos periodos de sequía, propios de la península ibérica.

La concepción ingenieril inicialmente atribuida a las confederaciones hidrográficas -para las que básicamente los ríos han sido canales de agua conforme a la concepción costista y productivista de finales del siglo XIX- debería haberse modificado al compás del mejor conocimiento y de las consideraciones funcionales en torno a la protección ambiental. Sin embargo, y sobre todo en la cuenca del Tajo, ha prevalecido la concepción decimonónica reforzada con la presión agraria ejercida por los intereses del levante, siempre en perjuicio del desarrollo y bienestar de la cuenca del Tajo y hasta del Tajo mismo, al que hoy contemplamos como un cadáver hidrológico en el mejor de los casos y víctima de la ilegítima hidrocolonización a que está sometido desde hace 38 años.

Entre las encomiendas que la Ley de Aguas atribuye a la Confederación Hidrográfica del Tajo está el ejercer de manera autónoma e indivisa la administración y custodia de la cuenca del Tajo, así como el control del dominio público y de los aprovechamientos hídricos, la correcta gestión de la demanda y la promoción de la racionalidad económica y ambiental de los diferentes usos del agua. Por encima de esta encomienda está la de velar por la salud ambiental de todas las masas de agua, lo cual es una restricción a cualquier uso impuesta por la Directiva Marco del Agua.

Sin embargo, desde su toma de posesión en marzo de 2012 -unos meses después de que fuera secuestrado un primer borrador del Plan de cuenca- los ríos del Tajo y el Tajo mismo se han visto cada vez más afectados negativamente como consecuencia de la falta de celo en el ejercicio de sus competencias y que, resumidamente, se han materializado en :

  1. La publicación de un segundo borrador de Plan de cuenca que, contrariamente a lo que reflejaba el anterior secuestrado, dejaba de señalar al Trasvase Tajo-Segura como una de las dos presiones más importantes que tiene la cuenca al menos en su tramo medio, obviando multitud de información técnica que así lo atestiguaba, con el consiguiente perjuicio para la cuenca del Tajo.

  2. La redacción de un Memorándum, suscrito al dictado de los intereses del SCRATS, entre el anterior Ministerio de Medio Ambiente y los gobiernos autónomos de Valencia y Murcia, sin que la Confederación que usted preside hubiera puesto objeción alguna, pese a que comprometía el carácter indiviso de los recursos de la cuenca del Tajo y exponía a su cabecera al expolio sistemático del Trasvase Tajo-Segura, dejándolo exhausto como así ha ocurrido.

  3. La omisión del ejercicio de autonomía que compete a la Confederación del Tajo para emitir informes, estudios, o simplemente el parecer, en relación al contenido de ese Memorándum y su articulación legislativa posterior, razón esgrimida posteriormente para justificar la no consideración de la afección del Trasvase Tajo-Segura en el nuevo Plan de cuenca.

  4. La dejación de sus funciones en la redacción de los planes de cuenca, al no considerar los acuerdos aprobados en el Esquema de Temas Importantes y renunciar al establecimiento de caudales ecológicos.

  5. El nulo interés por hacer de los planes de cuenca procesos participativos y reducirlos a una convocatoria informativa durante el último mes de exposición pública.

Como consecuencia, la presidencia que usted ha ejercido en este organismo autónomo encargado de velar por la salud de los ríos de la cuenca del Tajo se ha caracterizado por la nula actitud proactiva de esa encomienda, de tal modo que la gestión y planificación de nuestros ríos ha quedado en manos de los intereses económicos de presión ejercidos directamente a través de la Confederación o a través de las instancias jerárquicas superiores. Por tanto, su gestión está supeditada al principio de jerarquía y no al de legalidad que cabría esperar de un organismo autónomo y en cumplimiento de los fines que la ley le atribuye.

De este modo, es fácil explicar por qué la estampa de Toledo en los años 60 con los bañistas de Safont en primer plano se ha convertido en una vomitiva panorámica donde el detritus es el elemento dominante del cauce del río y el olor a fosfato su irrespirable aroma. Si usted tuviera la más mínima consideración hacia este emblemático río, un pequeño respeto a la Ciudad Patrimonio de la Humanidad que es Toledo y algo de orgullo hacia sí mismo, la vergüenza por su incapacidad y sumisión le harían dimitir inmediatamente y tomar parte activa en la defensa de los múltiples valores patrimoniales del Tajo que cada vez cuenta con más ciudadanía que le arrope, a pesar del interés institucional por ocultar esta vergüenza nacional a la que usted contribuye a diario.

Es muy lamentable que una institución como la que usted preside, y en la que muy buenos profesionales intentan hacer su mejor trabajo, se alce en brazo ejecutor del martirio que sufren el Tajo y sus ciudades y ciudadanía ribereña desde hace 45 años.

Por cuanto antecede, le pido que dimita no sólo de la sumisión y del dictado al que se debe, sino que dimita como presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, porque no es concebible que a la luz de la Directiva Marco del Agua el cauce del Tajo a su paso por Toledo se halle convertido en una gigantesca cloaca en pleno siglo XXI. Yo reivindico la devolución del río que nos arrebataron pero también el compromiso de una presidencia de la Confederación que impulse a toda costa esa devolución. Desgraciadamente para el Tajo usted ha demostrado no ser esa persona.

Dimita. Por vergüenza, por honestidad y congruencia, si quiere; pero dimita, por favor.

Atentamente.

 

EL TAJO, UN RÍO AGREDIDO

Hoy José Ángel García Redondo,  ha publicado una columna en Radicaleslibres.es. En ella explica de forma clara y objetiva las razones por las que nuestro río sufre la actual situación de degradación siendo uno de los “ríos más transformados, contaminados y en general, castigados por la acción humana de todo el ámbito europeo”.

En él se resaltan argumentos tan rotundos y sencillos de entender como que para solucionar este problema “es necesario determinar qué régimen de caudales necesita el río Tajo para mantener, aunque sea al límite, la calidad ecológica de los ecosistemas acuáticos y terrestres, simplemente aplicando escrupulosamente la normativa vigente que lo regula y la metodología e instrumentos técnicos disponibles” o desmonta argumentos que se usan en la defensa del Trasvase Tajo-Segura como es el concepto de aguas excedentarias, en el que García Redondo afirma que “en los sistemas fluviales no existen excedentes de aguas. Los ecosistemas, el funcionamiento, la forma y el paisaje en torno a los ríos se han formado a lo largo de miles de años, según la disponibilidad de los recursos hídricos naturales“.

A continuación os dejamos el enlace al artículo:

El Tajo, un río agredido

 

La Tormenta Perfecta

El día 30 de agosto de 2015 quedará en el recuerdo para todos los Ribereños, Aranjuez sufrió los efectos de una de las peores tormentas que se recuerdan produciendo cuantiosos daños y desperfectos. También el río Tajo experimentó un cambio drástico en su paisaje, con vegetación arbórea caída y abandonada desde entonces ante la desidia de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

En un análisis más técnico y detallado, nuestro compañero Paco Díaz, experto en Meteorología, nos explica lo que realmente ocurrió aquel día, con gráficos e imágenes que hablan por sí solo. Gracias por tu dedicación.

“Durante la tarde del día 30 de agosto de 2015, se produjo el desarrollo de un sistema convectivo en el interior de la Península (tormentas altamente organizadas) con eje noroeste sureste, afectando principalmente a amplias zonas de Castilla – La Mancha y Comunidad de Madrid, que dio lugar a una línea de turbonada con movimiento suroeste noreste, produciendo tiempo adverso en superficie. La tormenta que afectó a la localidad de Aranjuez, pudo tratarse de un REVENTÓN O FRENTE DE RACHA. Probablemente los topes de las celulas convectivas pudieron alcanzar alturas entre los 16 y 20 km y las rachas de viento aproximarse a los 100km/h. El ciclo de vida de estas tormentas suele ser más largo que el de las tormentas ordinarias y producir tiempo adverso”.

tor.jpg

Si quieres conocer más sobre meteorología y recursos climáticos de Aranjuez, puedes consultar el perfil oficial de Paco Díaz en Meteo Aranjuez

Para acceder al documento completo, haz click aquí

TIERRA DIXIT: Aranjuez, la ciudad por la que pasa un afluente del Jarama

pavera dixit

Desde el Blog Tierra Dixit de Miguel Luque @LuqueHidalgo, nos llega un estupendo post que ha escrito tras su visita al río Tajo en Aranjuez en la que estuvo observando in situ la gravedad de la situación en diferentes zonas ribereñas con varios miembros de la Asamblea por la Defensa del Tajo en Aranjuez.

Agradecer a Miguel su trabajo y su generosidad al dejarnos compartir en nuesro blog su entrada para que podamos guardarlo.

dixit1En los páramos áridos de Castilla los vergeles son escasos: el agua no es visible y es difícil encontrarla. El Tajo, sin embargo, es el milagro: una línea de agua -sobre la que se asentaron visigodos y Austrias- que se deja caer ante la pequeña inclinación de la Meseta al oeste. Hoy, ya no es lo que era y debido a las alteraciones en los embalses de cabecera, su cauce es menor al que había hace unas décadas. El pueblo que antes callaba, hoy reclama su río.

En Aranjuez el contraste de caudal se hace evidente en el cruce con unos de sus afluentes: el Jarama. El perfil a finales de abril es de una gran frondosidad en las riberas; al frente, las colinas yesíferas muestran sus calvas laderas, erosionadas con el paso del tiempo y también, el agua. Tampoco es difícil encontrarse a una bandada de patos cruzar los dos ríos y a algún agricultor labrar la tierra. Lejos de la impresión del periodista, Antonio Carrascosa, farmacéutico de profesión, indica que lo que cualquier visitante puede ver, no tiene nada que ver con lo que hubo en otro tiempo.

No sabes lo que era esto. Había gente que se ahogaba en  crecidas, de Madrid venían familias a bañarse y a pescar. Ahora esto se ha convertido en la cloaca de la Comunidad. El Jarama trae la mierda de seis millones de habitantes.

Hoy, el olor fétido del Jarama no se hace evidente, pero en verano, según comentan los vecinos, es insoportable. Algunos comentan que desde hace unos años el río está más limpio, pero como dice Carrascosa  -que también es miembro de la Asamblea para la Defensa del Río Tajo-, basta con que haya un porcentaje de agua no depurada para que se note por el olfato y también por la vista. Al sur de Madrid, el Jarama se vuelve gris, ancho, ahondado a causa de las graveras. A su llegada a Aranjuez, justo en el margen izquierdo de la autovía y de las vías del AVE, ya no es el afluente de derecho del Tajo, es el río principal de hecho.

El Tajo no es el Tajo. El Tajo en Aranjuez se adapta al Jarama.

En marzo, el gobierno regional de Castilla-La Mancha, dixit2liderado por el Partido Socialista, decidió presentar un recurso al Tribunal Supremo frente a los nuevos Planes Hidrólógicos del Guadiana, del Júcar, del Segura y del Tajo que se anunciaron en enero por el gobierno estatal. Según la visión del Consejero de Agricultura castellano-manchego, Francisco Martínez Arroyo, el recurso es una respuesta “al incumplimiento de la

Directiva Marco de Agua”, la normativa europea que regula los planes hidrológicos. En relación al Tajo destaca, por un lado “la situación en la que se encuentra la cabecera a causa del trasvase” y por otro lado “el mantenimiento de un caudal de 6 metros cúbicos por segundos por Aranjuez”, al que considera “insuficiente” para un buen estado ecológico de la ribera y sus aguas.

A nivel nacional, las suspicacias políticas sobre el trámite han sido patentes. En este mismo blog, la semana pasada el diputado por el Partido Popular en Ourense, Miguel Ángel Viso, ya lo afirmaba y desde el Ministerio de Agricultura han evitado realizar declaraciones al respecto. Todo cambia cuando se habla de municipios. En la redacción del recurso han aunado esfuerzos todas las ciudades que tienen un índice de caudal en su término municipal, es decir, Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina. Es cierto que los dos primeros están gobernados por el PSOE, pero en Talavera, la cosa es distinta. Su alcalde, Jaime Ramos, es del PP y su postura es contraria a las medidas tomadas sobre el Tajo: “desde Talavera y por unanimidad, estamos en contra de los trasvases” afirmó en marzo tras aprobarse un trasvase de 60 hectómetros cúbicos al Segura para los siguientes tres meses. Pero no es el único.

En Aranjuez la concordia política también primó y cuando se sometió el apoyo al recurso a pleno, hubo acuerdo. Al trasvase, al acueducto Tajo-Segura, lo llaman “error histórico”. Sentada en su despacho, Elena Lara, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Aranjuez, está frente al ordenador y comenta que estaba hablando con vecinos de la Asamblea por el Tajo. No es objetiva. Ha pasado los veranos en el río y su infancia está en torno a la playa ribereña de La Pavera. En su argumentario siempre está presente la supresión del trasvase, pero sabe de la dificultad de la empresa: “Si no quedara más remedio que mantener el trasvase, pedimos un caudal ecológico en relación a nuestras necesidades”, afirma.

dixit3José María Olivar es vecino y compañero de Antonio en la Asamblea. Las canas de ambos son sinónimo de que llevan muchos años en esto, que saben. Han visto como los cultivos históricos que hay junto a los jardines del Real Sitio se han quedado como parte del paisaje, unas plantas más en el verdor del entorno. Saben que los campos de maíz que están pisando, aunque lo tengan delante, viven de espaldas al río; también saben que eso del riego por inundación no lo van a utilizar nunca. En sus ojos quedaron grabadas las imágenes -ya casi modélicas- de lo que era el Tajo y tienen claro lo que quieren. En definitiva, saben.

Si mantienes al río con un caudal mínimo todo el año, provocas alteraciones en el paisaje. Un río necesita de sus fluctuaciones para un caudal natural; que sea siempre el mismo crea encefalograma plano.

Sin embargo, las causas del estado del paciente no están aquí. Hay que ir un poco más arriba, a 100 kilómetros de Aranjuez, en los embalses de Entrepeñas y Buendía. En la Alcarria, el Mar de Castilla nutre al trasvase Tajo-Segura de aguas de la sierra de Albarracín, en la frontera con Aragón. Aquí el Tajo es joven; salvaje tras eludir las accidentadas formas del Sistema Ibérico. Hoy, sin embargo, los embalses no lucen como cuando se crearon. Su inauguración, en el inicio del gobierno de los tecnócratas franquistas del Opus Dei, estaba rodeada por toda la propaganda del momento: un monolito erigido para el recuerdo, Franco en la barandilla de la presa, un documento del NO-DO y cómo no, el pantano lleno.

La capacidad de los embalses de cabecera del Tajo es la que condiciona en que haya trasvases o no. En  la redacción de los nuevos Planes Hidrológicos para el periodo 2016-2021 se han consolidado las reglas de explotación del trasvase, reguladas por un Real Decreto de septiembre de 2014. La ley establece un máximo anual de agua trasvasada  de 600 hectómetros cúbicos y tres niveles que regulan su distribución: en el nivel 1, si la cantidad de agua en los dos pantanos -Buendía y Entrepeñas- es igual o mayor a 1.300 hectómetros cúbicos, se permite un trasvase mensual de 60 hectómetros cúbicos; en el nivel 2, si son inferiores a 1.300 hectómetros cúbicos, el trasvase sería de 38 hectómetros cúbicos mensuales; en el nivel 3 la aportación al trasvase, que sería de un máximo de 20 hectómetros cúbicos al mes depende de las existencias del mes en cuestión y se aplicaría de forma extraordinaria; en el nivel 4, por debajo de los 400 hectómetros cúbicos no habría posibilidad de trasvasar.

Este mes, las reservas de los pantanos están en  575 hectómetros cúbicos, o lo que es lo mismo, al 24% de su capacidad. Pero no es extraordinario, les cuesta llenarse. En los últimos diez años, en mayo, la media ha sido de un 32%, tan solo un 8% superior a la actual. Las divergencias sobre las causas son múltiples, según quién lo comente. Desde la Sociedad Española de Presas y Embalses (SEPREM) uno de los argumentos que han esgrimido es la composición de los embalses. El hecho de que un embalse como el de Entrepeñas esté compuesto por material calizo, provoca que haya una mayor filtración de agua a la que puede haber, por ejemplo, en el de Alcántara en Cáceres, compuesto por suelo granítico. Desde los municipios a la ribera del Tajo, las causas tienen como origen el propio trasvase.

Pilar Esquinas es abogada, pero más que por vocación, por dixit4obligación. Cuando hace diez años le avisaron del inicio de una expropiación de unos terrrenos familiares para lo que sería el Canal Olímpico de Remo de Madrid 2012, no se lo pensó: compaginó su trabajo en el Hotel Palace y empezó a estudiar derecho con el objetivo de pararla. No quería que lo que le expropiaban a  tres euros el metro cuadrado, al recalificarlo lo vendieran a 96 euros. Ahora tiene un bufete de abogados en pleno centro de Aranjuez y está especializada en derecho de aguas. No imagina a su localidad sin el río y tampoco sin sus avenidas.

Al pasar por Ciempozuelos o por San Martín de la Vega, en los cerros se distinguen colas blancas que aparentemente parecen nieve. Lejos de parecerlo, son neveros de sal. Una de las características de las aguas de escorrentía de los alrededores de la localidad madrileña es su alto contenido en sales: si no fuera por el Tajo el acuífero que hay debajo del Palacio Real ya habría desaparecido parte de la vegetación. “Algunos magnolios ya se están empezando a secar: se controla tanto el agua en los cursos altos del río que provoca que el acuífero no se inunde y se salinice” avisa Pilar, preocupada. El río, al llegar con una gran cantidad de agua, actúa como disolvente y reduce esas concentraciones de sal.

Pero no hay suficiente agua.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, desde que en marzo de 1979 el levante peninsular comenzara a recibir agua, las reservas, sobre todo en el pantano de Buendía han ido cayendo año por año. En mayo, la media en el embalse ha estado en torno a los 500 hectómetros cúbicos durante los años del trasvase. Previamente a que se abriera, esa media era el doble, casi en los 1.000 hectómetros cúbicos. Aquí empieza el conflicto. Si el nivel de los embalses está en el nivel 3, o sea, levemente por encima de los 400 hectómetros cúbicos, apenas se puede desembolsar agua río abajo y si está en ese nivel, los trasvases son más difíciles de justificar.

Cuando se inauguró el acueducto Tajo-Segura, Joaquín Garrigues, diputado por la provincia de Murcia, era el Ministro de Obras Públicas en el gobierno Suárez. Desde entonces, este pequeño territorio que compone el 3,1% de la población española acarrea el 5% del Producto Interior Bruto agroalimentario del país. Una infraestructura del calibre del trasvase, provee de agua al sector de las frutas y hortalizas, sus actividades agrícolas más importantes y tanto desde Murcia como de otros territorios como Alicante o Almería no quieren que pierda fuerza. De hecho, apuran sus posibilidades. Eladio Aniorte, presidente de Asaja Alicante afirmó tras la confirmación de los nuevos trasvases que estaban “muy por debajo” de las necesidades hídricas y que había “amenazas de que no hubiera agua para regar los cultivos”.

dixit5A orillas del Tajo, la visión sobre la carestía de agua no es tal. Para la concejal de Medio Ambiente de Aranjuez se vulnera el principio de prioridad de la cuenca cedente establecido en la Directiva Marco del Agua: “Ellos tienen disponibilidad de agua a través de desaladoras o agua subterránea, a nosotros el trasvase nos afecta de sobremanera”, asegura Elena Lara. Para Antonio Carrascosa, sin embargo, el problema viene de una gran presión política por parte de los lobbies. “A día de hoy piden más agua; si la ley lo impide, pues se cambia. Es tal la cantidad de intereses que hacen que se puede materializar en una ley estatal”, comenta indignado. Lo cierto es que, desaladoras de la dimensión de la de Torrevieja están trabajando al 40% de su capacidad y aunque el precio del metro cúbico de agua desalada está a 30 céntimos -subvencionada-, sigue siendo más asequible la recogida por el acueducto.

Aún así, José María, desde la junta de los ríos, mira impasible y pregunta:

¿Sabes qué es lo que se dice cuando se habla de curso del río?.

-No, ¿qué?

-Que el Tajo nace en la Sierra de Albarracín y desemboca en Murcia.

Mientras se van, a Carrascosa se le

dixit6

olvida algo. Dice que hay que mirar al río, justo donde se fusionan sus aguas con las del Jarama. Allí, donde el sol se refleja al caer la tarde se ven matices verdes que, poco a poco, se difuminan con otros más oscuros. Comenta que lo aprendió cuando viajó a Brasil y observó el Amazonas. Esta vez es el Tajo, que ha sido derrotado por el Jarama.

Nota al pie. A finales de febrero, una misión de investigación propuesta por la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo realizó el mismo recorrido por Aranjuez que hizo el autor. Presentado el borrador del informe a mediados del mes pasado, estas fueron las conclusiones.

MEMORIA DE UN RIBEREÑO

tomas

Tomás Ruiz Cabrera

Hace de esto muchos años, tantos, como para que el olvido se haya adueñado del pasado. En el tiempo al que me refiero, las cosas no eran como hoy en día, los jóvenes y menos jóvenes de este adorado pueblo nuestro, tenían como distracción, uno de los milagros que la Naturaleza había puesto a su disposición con el nombre de río Tajo.

Desde pequeños nos acostumbraban a él, nos enseñaban a quererlo y sobre todo y por encima de todo a respetarlo: “Nunca desafiar al río, porque él siempre va a ser el más fuerte”.

Disfrutar de sus aguas en los periodos estivales, era algo que los ciudadanos de Aranjuez deseábamos cada día. Pasaba el tiempo y cada vez te sentías más cómodo en su seno, lo respetabas y el río te correspondía de la misma manera.

Era tanto el cariño y admiración que sentíamos por aquel río, que todos éramos guardianes y vigilantes del mismo, ¿Quién de nosotros no ha dado un consejo o ha hecho una observación a algún que otro dominguero, de esos que se desplazaban desde Madrid en tren para disfrutar también de su  madrileño río Tajo?.

Las márgenes cuidadas por los cientos de pescadores que las poblaban, la ausencia de desperdicios, el respeto al río…….

Porque el río no era solamente el cauce con su caudal, el río para nosotros era mucho más, eran sus accesos, eran sus lindes, sus caminos, sus puentes artesanales que cada año había que reparar por las riadas.

Las riadas…nostálgica palabra que ya muchos ni conocerán su significado.

En no pocas ocasiones, durante el verano, después de ver la película en el cine de verano de la plaza de toros, mi padre y yo nos desplazábamos en bicicleta hasta la Junta de los Ríos, el motivo no era otro que pasar allí la noche, con el fin de tener el puesto de pesca cogido  para el día siguiente.

Un par de mantas, comida que mi madre nos había preparado y los utensilios de pescar. Las mantas las llevábamos en bandolera, la comida en una cesta de mimbre sujeta fuertemente con dos gomas en el “asiento de atrás” y los utensilios de pescar atados a la barra de la bici. Allí permanecíamos disfrutando,  hasta que la luz de los faros de carburo en las bicicletas, nos ¿iluminaba? el camino de vuelta

La Junta de los Ríos en aquella época, era nítida, abierta y despejada. El Tajo y el Jarama en su confluencia conformaban un triángulo en el que predominaba la fina arena. El amplio y caudaloso Tajo a nuestra izquierda y el estrecho y negro Jarama a nuestra derecha…y el pino al frente, como referencia, como icono de la Junta de los Ríos.

Nunca me imaginé en aquella época, que la fuerza de la Naturaleza fuese un día a derribar aquel icono, como tampoco me imaginé, que un día un grupo de voluntariosos  ciudadanos de nuestro pueblo, se tuviesen que constituir en Plataforma para la defensa de nuestro río. Y mucho menos que se viesen en la obligación de llevar hasta aquel lugar, a un importante grupo de políticos para que con su presencia comenzasen a poner cura a esa egoísta y descerebrada enfermedad con la que nuestro río Tajo languidece desde hace tanto tiempo.

Y no me lo podía imaginar, porque aquel sitio que yo conocí hace tantos años, era un lugar que reunía todas las condiciones para el disfrute, pero no para la reivindicación, no había motivo.

Todos somos conscientes que es mucho más agradable estar en aquel lugar disfrutando que reivindicando, pero no nos han dejado otra, y todos estamos convencidos, que el fruto de esa reivindicación volverá a ser el disfrute del río, de nuestro río Tajo..

Así será.

Tomás Ruiz

17/04/2016