VIVIR EL RÍO TAJO

Este verano hemos observado que había más personas que se acercaban al río, y no se conformaban sólo con mirarlo sino que además querían disfrutar de él. Son muchos los ribereños que han vuelto a sus aguas, y esto se aprecia en varias zonas tradicionales de baño como son la Playa de la Pavera o el Cortado. Nos encanta comprobar esta realidad ya que así se crea mayor sensibilización, implicación y participación en la recuperación de nuestro río Tajo, pero también nos entristece en algunos casos al ver toda la basura que dejan por estos parajes. Afortunadamente también son muchas las personas concienciadas que día tras día recogen lo que otros han dejado, aunque esto no sería necesario si cada uno se responsabilizase de lo suyo. Si te gusta estar en un sitio limpio el primero que debe dejarlo así es uno mismo.

Hay muchas actividades diferentes para poder divertirse mientras aprendemos: Piragüismo, Paddel Surf, Pesca, estudio de aves, paseos por la ribera…Y muchas de ellas se pueden realizar todo el año, con lo que comprobarás que el río varía constantemente según las estaciones del año, casi parece que cambia por días.

Gracias por recuperar nuestro río, gracias por cuidarlo. Gracias por estar unidos ¡POR UN TAJO VIVO!

Anuncios

DIVERSIÓN EN FAMILIA EN EL RÍO TAJO (II)

Hace unos días compartíamos un enlace en el que veíamos como se podía disfrutar en familia del río Tajo. Hoy os dejamos otro vídeo refrescante y divertido en el que veremos las otras pruebas que se realizaron, una explicación de como se practica el paddel surf, y una muestra de su paseo por el Tajo a su paso por Aranjuez.

Gracias a Freaklances Project y a las familias Garma-Lobo y Familukis por compartir con nosotros esta experiencia.

 

DIVERSIÓN EN FAMILIA EN EL RÍO TAJO

Ahora que aprieta el calor viene bien recordar que nuestro río Tajo ofrece muchas posibilidades para refrescarse: paseos junto al río, pesca, piragüismo y desde el año pasado tenemos también paddle surf. Y como las imágenes muestran más que las palabras compartimos un video de Juegos y juguetes en familia. Muchas gracias a las familias Garma Lobo y Familukis por compartir con nosotros una forma tan divertida y refrescante de disfrutar de nuestro río Tajo

¡¡VUELVE EL MOCHAZO!! BIG JUMP 2017

Como bien sabéis la Asamblea en Defensa del Río Tajo en Aranjuez no para así que otro año más nos hemos liado la manta a la cabeza, o nos la hemos echado al hombro, y estamos preparando la III edición del Big Jump en la playa de la Pavera de Aranjuez.

Os iremos informando sobre esta actividad. Reivindiquemos y defendamos el Tajo vivo y la recuperación de nuestra playa más emblemática: La Pavera.

Comparte, acude, comenta…  El próximo 9 de julio a partir de las 11.30 ¡¡”MÓJATE” RESPONSABLEMENTE POR NUESTRO RÍO TAJO!!

PRESIDENTE DE LA CHT, ¡¡DIMITA YA!!

El pasado lunes 19 de junio tuvo lugar una concentración en Toledo por cumplirse 45 años de la prohibición del baño en el río Tajo. A la finalización de dicho acto se leyó una carta pidiendo la dimisión del presidente de la CHT por vergüenza, por honestidad y congruencia.

La Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo ha elaborado un documento en su página con la carta y piden la colaboración de todos los ribereños  con esta petición de dimisión. Para ello no tienes más que copiar el texto de la carta y enviarlo por correo electrónico a presidencia@chtajo.es. ¡¡DIMISIÓN YA!! ¡¡NO AL TRASVASE TAJO-SEGURA!! ¡¡DEROGACIÓN DEL MEMORANDUM TAJO-SEGURA!!

Éste es el contenido:

Señor presidente:

El 19 de junio de 2017 se acaban de cumplir 45 años de la prohibición del baño en el Tajo a su paso por toda la provincia de Toledo. Esta prohibición no se debió a causas fortuitas, imprevisibles, accidentales ni tampoco puntuales desde el punto de vista temporal. La motivación vino de la mano del constatado grado de contaminación que venía afectando a las aguas vertidas al Tajo a través de su afluente Jarama, como rezaba en la comunicación que hacía el Gobierno Civil de esa época a todos los ayuntamientos ribereños de la provincia.

Como usted sabe, esa contaminación tenía su origen en el enorme desarrollo urbano e industrial que estaba experimentando Madrid y su círculo metropolitano a partir de la década de los 60. La posterior puesta en marcha de los diferentes proyectos de depuración de las aguas vertidas a los ríos madrileños, nunca ha sido suficiente para atajar el problema, ya que a ese creciente desarrollo se sumaba, entre otras, la también creciente contaminación difusa procedente de una agricultura cada vez más intensiva, industrial y acompañada de insumos contaminantes.

Para colmo, desde principios de la década de los 80, el caudal circulante por el cauce del Tajo en las inmediaciones de Aranjuez, antes de confluir con el Jarama, se restringieron a la sexta parte de su caudal medio normal. De este modo, la dinámica fluvial del Tajo quedó reducida a la mínima expresión funcional y volumétrica, con la que la concentración de la contaminación se hace mucho mayor aguas abajo de su confluencia con el Jarama, impidiendo que se expresen los procesos de autodepuración y regeneración natural. Tales reducciones de caudal fueron impuestos al Tajo en beneficio de los trasvases de aguas al Acueducto Tajo-Segura, sirviendo los embalses de Entrepeñas, Buendía y Bolarque de contenedores de aguas a trasvasar y no como elementos laminadores de avenidas ni de provisión plurianual con los que afrontar los cíclicos periodos de sequía, propios de la península ibérica.

La concepción ingenieril inicialmente atribuida a las confederaciones hidrográficas -para las que básicamente los ríos han sido canales de agua conforme a la concepción costista y productivista de finales del siglo XIX- debería haberse modificado al compás del mejor conocimiento y de las consideraciones funcionales en torno a la protección ambiental. Sin embargo, y sobre todo en la cuenca del Tajo, ha prevalecido la concepción decimonónica reforzada con la presión agraria ejercida por los intereses del levante, siempre en perjuicio del desarrollo y bienestar de la cuenca del Tajo y hasta del Tajo mismo, al que hoy contemplamos como un cadáver hidrológico en el mejor de los casos y víctima de la ilegítima hidrocolonización a que está sometido desde hace 38 años.

Entre las encomiendas que la Ley de Aguas atribuye a la Confederación Hidrográfica del Tajo está el ejercer de manera autónoma e indivisa la administración y custodia de la cuenca del Tajo, así como el control del dominio público y de los aprovechamientos hídricos, la correcta gestión de la demanda y la promoción de la racionalidad económica y ambiental de los diferentes usos del agua. Por encima de esta encomienda está la de velar por la salud ambiental de todas las masas de agua, lo cual es una restricción a cualquier uso impuesta por la Directiva Marco del Agua.

Sin embargo, desde su toma de posesión en marzo de 2012 -unos meses después de que fuera secuestrado un primer borrador del Plan de cuenca- los ríos del Tajo y el Tajo mismo se han visto cada vez más afectados negativamente como consecuencia de la falta de celo en el ejercicio de sus competencias y que, resumidamente, se han materializado en :

  1. La publicación de un segundo borrador de Plan de cuenca que, contrariamente a lo que reflejaba el anterior secuestrado, dejaba de señalar al Trasvase Tajo-Segura como una de las dos presiones más importantes que tiene la cuenca al menos en su tramo medio, obviando multitud de información técnica que así lo atestiguaba, con el consiguiente perjuicio para la cuenca del Tajo.

  2. La redacción de un Memorándum, suscrito al dictado de los intereses del SCRATS, entre el anterior Ministerio de Medio Ambiente y los gobiernos autónomos de Valencia y Murcia, sin que la Confederación que usted preside hubiera puesto objeción alguna, pese a que comprometía el carácter indiviso de los recursos de la cuenca del Tajo y exponía a su cabecera al expolio sistemático del Trasvase Tajo-Segura, dejándolo exhausto como así ha ocurrido.

  3. La omisión del ejercicio de autonomía que compete a la Confederación del Tajo para emitir informes, estudios, o simplemente el parecer, en relación al contenido de ese Memorándum y su articulación legislativa posterior, razón esgrimida posteriormente para justificar la no consideración de la afección del Trasvase Tajo-Segura en el nuevo Plan de cuenca.

  4. La dejación de sus funciones en la redacción de los planes de cuenca, al no considerar los acuerdos aprobados en el Esquema de Temas Importantes y renunciar al establecimiento de caudales ecológicos.

  5. El nulo interés por hacer de los planes de cuenca procesos participativos y reducirlos a una convocatoria informativa durante el último mes de exposición pública.

Como consecuencia, la presidencia que usted ha ejercido en este organismo autónomo encargado de velar por la salud de los ríos de la cuenca del Tajo se ha caracterizado por la nula actitud proactiva de esa encomienda, de tal modo que la gestión y planificación de nuestros ríos ha quedado en manos de los intereses económicos de presión ejercidos directamente a través de la Confederación o a través de las instancias jerárquicas superiores. Por tanto, su gestión está supeditada al principio de jerarquía y no al de legalidad que cabría esperar de un organismo autónomo y en cumplimiento de los fines que la ley le atribuye.

De este modo, es fácil explicar por qué la estampa de Toledo en los años 60 con los bañistas de Safont en primer plano se ha convertido en una vomitiva panorámica donde el detritus es el elemento dominante del cauce del río y el olor a fosfato su irrespirable aroma. Si usted tuviera la más mínima consideración hacia este emblemático río, un pequeño respeto a la Ciudad Patrimonio de la Humanidad que es Toledo y algo de orgullo hacia sí mismo, la vergüenza por su incapacidad y sumisión le harían dimitir inmediatamente y tomar parte activa en la defensa de los múltiples valores patrimoniales del Tajo que cada vez cuenta con más ciudadanía que le arrope, a pesar del interés institucional por ocultar esta vergüenza nacional a la que usted contribuye a diario.

Es muy lamentable que una institución como la que usted preside, y en la que muy buenos profesionales intentan hacer su mejor trabajo, se alce en brazo ejecutor del martirio que sufren el Tajo y sus ciudades y ciudadanía ribereña desde hace 45 años.

Por cuanto antecede, le pido que dimita no sólo de la sumisión y del dictado al que se debe, sino que dimita como presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, porque no es concebible que a la luz de la Directiva Marco del Agua el cauce del Tajo a su paso por Toledo se halle convertido en una gigantesca cloaca en pleno siglo XXI. Yo reivindico la devolución del río que nos arrebataron pero también el compromiso de una presidencia de la Confederación que impulse a toda costa esa devolución. Desgraciadamente para el Tajo usted ha demostrado no ser esa persona.

Dimita. Por vergüenza, por honestidad y congruencia, si quiere; pero dimita, por favor.

Atentamente.

 

A PIE DE TAJO

               

En los últimos meses nuestro río Tajo está siendo el protagonista de diversas actividades que se están llevando a cabo en Aranjuez: II Semana del Tajo, II Encuentro de Alcaldes y Alcaldesas por el Tajo, I Campeonato de España de velocidad de SUP paddel, IX Jornadas de la RED Tajo-Tejo y este fin de semana será el XLV Raphel del Tajo y el XVI Maratón de Pesca. Todas estas actividades han sido programadas y realizadas en Aranjuez, ciudad que pertenece a la lista de Paisajes Culturales Patrimonio de la Humanidad, y no debemos olvidar que si ostenta este título se debe a su fuente de riqueza: el río Tajo.

Muchos somos conscientes de que los días de esplendor del río Tajo quedaron atrás, seguramente si preguntásemos a los pescadores, si preguntásemos a los palistas que año tras año vienen a las competiciones ribereñas, nos darían detalles de los cambios que sufre el río que está siendo sentenciado a muerte desde hace 38 años mientras muchos ciudadanos, Administraciones y políticos miran hacia otro lado. Los problemas además no afectan solamente a Aranjuez, que vive un espejismo creado por su paisaje, ya que sus aguas se embalsan dando la visión de que aparentemente lleva más caudal del que realmente tiene, sino que afectan a toda la cuenca del Tajo-Tejo que resumimos en palabras de María Soledad Gallego, abogada ambiental y primera coordinadora de la Red Ciudadana del Tajo: “El trasvase Tajo-Segura que detrae los caudales limpios de cabecera y los trasvasa al sudeste (con el que ya ni siquiera se cumplen los niveles mínimos acordados y siguen trasvasando, aunque la situación en cabecera es catastrófica ya que se llevan a Levante un 80% de lo que el río lleva en su origen); la demanda de agua para los 7 millones de habitantes de la Comunidad de Madrid que, al no contar con los caudales de cabecera, someten a una enorme presión a todos los ríos madrileños y de las comarcas aledañas y que vierten sus aguas insuficientemente depuradas en el Tajo medio a través del Jarama; las empresas eléctricas, propietarias de una cadena de embalses hidroeléctricos que han eliminado el río en su tramo extremeño; y las papeleras y distintas empresas contaminantes que diseminan sus vertidos mal depurados en el Tajo portugués”.

A pesar de la realidad que muestran estos datos muchas personas continúan de espaldas al río, ignorando una realidad cada día más alarmante pero que afecta también a nuestra vida diaria: la proliferación de mosquitos favorecido por la ausencia de un régimen de caudales ecológicos y una deficiente calidad del agua; el aumento de vegetación invasora dentro del cauce debido al escaso caudal circulante que impide su mantenimiento natural, lo que conlleva periódicamente la ejecución de limpiezas tan costosas como ineficaces que salen del bolsillo de todos los contribuyentes;  la disminución del nivel freático del acuífero aluvial y pérdida de los métodos tradicionales de regadío, asociados al decaimiento generalizado del arbolado y en definitiva del paisaje que han configurado Aranjuez mediante una fecunda vega, la idiosincrasia de sus jardines y el entorno del municipio que han recibido el título de Paisaje Cultural Patrimonio Mundial de la Humanidad otorgado por la Unesco en 2001 y lugar de excepcional valor universal en 2015.

Desde la Asamblea en Defensa del Tajo de Aranjuez somos muy conscientes de la gravedad de la situación y nuestro trabajo continúa con paso firme para paliar este escenario con distintas  estrategias: sensibilización, dinamización y participación de la ciudadanía sobre la problemática del río y sus consecuencias, recuperación de las playas históricas fluviales siendo la de  La Pavera la primera en la que estamos haciendo y centrando todos los esfuerzos, unión de todos los pueblos y ciudades ribereños en esta lucha conjunta, implicación de los políticos a nivel municipal, autonómico, estatal y europeo.

Como consecuencia de ello participamos en la visita de los eurodiputados en Talavera de la Reina del año pasado con el consiguiente informe a favor del río por el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo donde se insta al Gobierno de Estado a revisar el Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo. Se ha logrado la visita de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea de Madrid, buscando la implicación de la Comunidad Autónoma basado en el conocimiento de primera mano de la problemática del río, y aprobándose el 1 de Diciembre de 2016 en la Asamblea de la Comunidad de Madrid la Proposición No de Ley para la mejora y conservación del Río Tajo en la Comunidad de Madrid.  Se han tenido contactos con la Delegación de Patrimonio Nacional como gestora de elementos fundamentales del Paisaje Cultural vinculado con el río.  Se ha producido la unión de los alcaldes ribereños mediante la firma de un compromiso de defensa por el río.

Todas estas estrategias hemos llevado a cabo. Hemos llamado también a todas las puertas necesarias obteniendo buenos resultados y promesas, pero somos conscientes de que el río Tajo necesita hechos y realidades. Es necesaria la unidad de todos. Nuestro Ayuntamiento lucha unido y debe continuar unido. Desde Europa nos dan la razón y avalan nuestras exigencias con datos objetivos dando un severo toque de atención al gobierno central por esta situación que lleva padeciendo 38 años el río más maltratado de toda la Península Ibérica. Además el Gobierno de la Comunidad de Madrid parece que tampoco es consciente de su responsabilidad y obligación, de que el Tajo también es madrileño, igual que el Jarama y el Manzanares. De hecho nuestro Tajo recoge todos sus vertidos sufriendo así todas sus consecuencias.

Es hora de transformar esta realidad, seguiremos abriendo puentes y llamando a las cosas por su nombre, buscando acuerdos y recordando a los que los asumieron que deben cumplirlos. Exigimos a todas las Administraciones y organismos implicados y con responsabilidad para con el río Tajo, empezando por la Confederación Hidrográfica del Tajo, que cumplan con sus compromisos y con la Directiva Marco del Agua.

¡POR UN TAJO VIVO! ¡NO AL TRASVASE! ¡DEROGACIÓN INMEDIATA DEL MEMORÁNDUM TAJO – SEGURA!

 Asamblea para la defensa del río Tajo de Aranjuez

EL RÍO TAJO:FORMADOR DEL PAISAJE NATURAL DE ARANJUEZ

tajo-1 tajo-2

De nuevo nos asomamos al balcón que el Semanario Más nos ofrece para mostrar diversos aspectos sobre el río Tajo. A continuación os dejamos al artículo en el que hablamos de cómo era nuestro río originariamente.

Han sido necesarios muchos milenios para que el río Tajo y también el Jarama formasen el paisaje primigenio sobre el que el hombre, a lo largo de unos pocos siglos, terminó modelando el actual que hoy día conocemos y que hace unos años recibió el reconocimiento de la UNESCO como Paisaje Cultural de la Humanidad.

Pero en este artículo vamos a hablar de ese paisaje primigenio, para entender mejor cual es la importancia del río en su componente vegetal, que sin duda es el más importante.

El río a lo largo del tiempo fue depositando materiales formados por gravas, arenas, limos y arcillas, arrastrados por erosión de las aguas de escorrentía de la cuenca. Sobre este lecho se fueron formando los suelos, enriquecidos por las avenidas periódicas y que conforman la actual llanura de inundación y en definitiva la vega.

El río no se restringe meramente al cauce del río, sino que satura todos los intersticios del subsuelo de toda la vega, formando el acuífero aluvial que en condiciones normales fluctuaría con el régimen natural del río a la zaga de sus crecidas, avenidas y caudales mínimos estivales.

De esta forma y dentro de la vega, dependiendo de la distancia al cauce, de la topografía y de las oscilaciones naturales de los caudales a lo largo del año, la vegetación puede acceder con sus raíces permanentemente o durante prolongados periodos de tiempo a la humedad del acuífero aluvial, al tener un nivel freático accesible.

Esto supone un cambio rotundo respecto del paisaje general de esta región, donde las condiciones climatológicas son mediterráneas y la vegetación solamente tiene acceso a la humedad a través de las precipitaciones que de manera irregular y escasa muchos años, se distribuyen sobre todo en primavera y otoño. A estas condiciones se tienen que adaptar unas comunidades de plantas perfectamente diseñadas para resistir largos periodos de sequía, mediante hojas pequeñas, perennes, con especies de bajo porte, etc., que en definitiva constituirían los bosques y matorrales mediterráneos.

Sin embargo, las comunidades vegetales naturales que viven en las llanuras de inundación tienen humedad disponible toda o la mayor parte del año, como hemos dicho, gracias a un nivel freático accesible a sus raíces y entonces ésta vegetación se transforma en densos bosques de hoja caduca análogos a los propios de climas húmedos.

Existen distintos tipos de estas comunidades, que se distribuirían en la vega en función de la facilidad de acceso a esa humedad freática y que en el tramo medio del Tajo, donde se sitúa Aranjuez, están representadas por saucedas, alamedas de álamo blanco, tarayales y olmedas.

Sauceda aguas abajo del Embocador

Sauceda aguas abajo del Embocador

Las saucedas son comunidades vegetales de tipo arbustivo, formadas por densas estructuras de pocos metros de altura que se ciñen al mismo borde del cauce, dado que sus raíces necesitan un nivel freático muy próximo a la superficie, tolerando largos periodos con sus suelos inundados. Están perfectamente adaptadas a las crecidas y las avenidas, dado que sus tallos son muy flexibles y resisten bien el empuje de las aguas, constituyendo una eficaz cobertura de defensa de las márgenes. En grandes avenidas, cuando se cambia el trazado de los cauces, estas formaciones tienen gran capacidad de colonización pues se propagan bien a partir de sus restos de raíces y tallos que quedan semienterrados en las orillas.

Hay varias especies de sauces que forman dichas saucedas arbustivas, pero domina claramente el sauce colorado (Salix purpurea), fácil de reconocer por sus ramitas jóvenes castaño-rojizas.

Alameda en la Flamenca

Alameda en la Flamenca

Inmediatamente después de las saucedas se encuentran las alamedas que ya sí conforman verdaderos bosques. El estrato arbóreo está compuesto por varias especies sobre las que domina el álamo blanco (Populus alba), pero también se acompaña otros árboles como álamo negro o chopo (Populus nigra), sauce blanco (Salix alba) y sauce frágil (Salix fragilis). El álamo blanco se reconoce por su tronco blanco con cicatrices oscuras y su follaje formado por hojas verde oliva por el haz y blancas por el envés, debido al denso tomento piloso que le cubre.

Las alamedas ocupan suelos más profundos, que solamente se inundan en avenidas, pero en los que el nivel freático se encuentra próximo a la superficie y accesible a las raíces no demasiado profundas de sus especies. Es el bosque de ribera, de los posibles en este tramo, más exigente en humedad. Su sotobosque es muy rico debido a que la disposición del follaje deja pasar suficiente luz al interior.

14877084_1414520685239669_469119504_n

Tarayal en las Infantas

Los tarayales son formaciones arborescentes (entre arbóreas y arbustivas) formadas por varias especies de tarayes (Tamarix gallica, T. canariensis, T. africana…). Constituyen comunidades vegetales dominadas por una u otra especie de taray, que en sus condiciones óptimas forman estructuras densas, con abundantes pies que prácticamente no dejan desarrollar sotobosque bajo su cubierta, cuyo suelo se cubre de un manto de las ramillas que se desprenden a la llegada del invierno.

Ocupan los suelos más brutos donde pueden reemplazar a otras comunidades vegetales, sobre todo alamedas, o los más ricos en sales situados al pie de las laderas yesosas, en el límite de la vega, donde la acumulación de dichas sales hace que se instalen tarayales específicos, con las especies mejor adaptadas a la salinización del suelo y que se conocen como tarayales halófilos.

Además el taray está presente en alamedas degradadas, por lo que su abundancia en estas puede ser indicativa de su retroceso, pudiendo llegarlas a sustituir por completo si las causas de perturbación se mantienen.

De acuerdo con los datos históricos, cuando la mayor parte de la vega de Aranjuez era bosque, los tarayales constituían las comunidades vegetales más abundantes.

Alameda en la Flamenca

Olmeda en la Flamenca

Por último, las olmedas son el bosque de ribera más alejado del cauce y que tiene menos accesibilidad a la humedad freática por estar a mayor profundidad. Sus suelos son muy profundos, están próximos a las terrazas más altas del río, pero rehúyen los suelos cargados de sales donde como se ha dicho se instalan los tarayales.

Son bosques densos formados mayoritariamente por olmo (Ulmus minor) también conocido por álamo negro, pero acompañado de otras especies como el fresno (Fraxinus angustifolia), incluso de otras propias de la alameda. Su sotobosque, debido a la densa cobertura de su estrato arbóreo es poco denso. Una especie de ese sotobosque indicativa de la olmeda es el aro (Arum italicum), bonita planta similar a una pequeña cala, que una vez fructifica ostenta un tallo central y erecto cubierto de brillantes frutos rojos o anaranjados.

Todo este mosaico de bosque ribereño, aunque hoy resulte impensable para los actuales habitantes de Aranjuez, cubrió la mayor parte de la vega hasta mediados del siglo XIX, cuando la desvinculación de los terrenos a la Corona y las desamortizaciones llevaron a la roturación del Real Bosque para su transformación en cultivos.

Aun así, hasta la construcción de los grandes embalses de cabecera en los años 50 del siglo pasado persistieron sotos de gran importancia en todos los meandros, tanto del Tajo como del Jarama, debido a que al no existir una regulación de caudales tan férrea como la actual, periódicamente las crecidas del río los anegaban, por lo que no resultaban apropiados para el cultivo agrícola, destinándose al aprovechamiento de sus leñas y madera y al pastoreo.

Una vez dejaron de producirse avenidas e incluso a enrarecerse las crecidas ordinarias, en pocas décadas se terminaron de roturar los grandes sotos, de los que no quedan más que algunos vestigios, que a partir de la puesta en explotación del Trasvase Tajo Segura y la consecuente minimización de los caudales, han supuesto su decadencia y degradación al haber supuesto importantes cambios en las condiciones ecológicas naturales.

El futuro será el encargado de mostrar si perderemos definitivamente los pocos relictos de sotos que nos quedan, o por el contrario se corrigen las muy graves perturbaciones que los afectan y recuperamos, al menos, una representación digna de lo que fueron.

 

Asamblea para la Defensa del Río Tajo de Aranjuez