A PIE DE TAJO

               

En los últimos meses nuestro río Tajo está siendo el protagonista de diversas actividades que se están llevando a cabo en Aranjuez: II Semana del Tajo, II Encuentro de Alcaldes y Alcaldesas por el Tajo, I Campeonato de España de velocidad de SUP paddel, IX Jornadas de la RED Tajo-Tejo y este fin de semana será el XLV Raphel del Tajo y el XVI Maratón de Pesca. Todas estas actividades han sido programadas y realizadas en Aranjuez, ciudad que pertenece a la lista de Paisajes Culturales Patrimonio de la Humanidad, y no debemos olvidar que si ostenta este título se debe a su fuente de riqueza: el río Tajo.

Muchos somos conscientes de que los días de esplendor del río Tajo quedaron atrás, seguramente si preguntásemos a los pescadores, si preguntásemos a los palistas que año tras año vienen a las competiciones ribereñas, nos darían detalles de los cambios que sufre el río que está siendo sentenciado a muerte desde hace 38 años mientras muchos ciudadanos, Administraciones y políticos miran hacia otro lado. Los problemas además no afectan solamente a Aranjuez, que vive un espejismo creado por su paisaje, ya que sus aguas se embalsan dando la visión de que aparentemente lleva más caudal del que realmente tiene, sino que afectan a toda la cuenca del Tajo-Tejo que resumimos en palabras de María Soledad Gallego, abogada ambiental y primera coordinadora de la Red Ciudadana del Tajo: “El trasvase Tajo-Segura que detrae los caudales limpios de cabecera y los trasvasa al sudeste (con el que ya ni siquiera se cumplen los niveles mínimos acordados y siguen trasvasando, aunque la situación en cabecera es catastrófica ya que se llevan a Levante un 80% de lo que el río lleva en su origen); la demanda de agua para los 7 millones de habitantes de la Comunidad de Madrid que, al no contar con los caudales de cabecera, someten a una enorme presión a todos los ríos madrileños y de las comarcas aledañas y que vierten sus aguas insuficientemente depuradas en el Tajo medio a través del Jarama; las empresas eléctricas, propietarias de una cadena de embalses hidroeléctricos que han eliminado el río en su tramo extremeño; y las papeleras y distintas empresas contaminantes que diseminan sus vertidos mal depurados en el Tajo portugués”.

A pesar de la realidad que muestran estos datos muchas personas continúan de espaldas al río, ignorando una realidad cada día más alarmante pero que afecta también a nuestra vida diaria: la proliferación de mosquitos favorecido por la ausencia de un régimen de caudales ecológicos y una deficiente calidad del agua; el aumento de vegetación invasora dentro del cauce debido al escaso caudal circulante que impide su mantenimiento natural, lo que conlleva periódicamente la ejecución de limpiezas tan costosas como ineficaces que salen del bolsillo de todos los contribuyentes;  la disminución del nivel freático del acuífero aluvial y pérdida de los métodos tradicionales de regadío, asociados al decaimiento generalizado del arbolado y en definitiva del paisaje que han configurado Aranjuez mediante una fecunda vega, la idiosincrasia de sus jardines y el entorno del municipio que han recibido el título de Paisaje Cultural Patrimonio Mundial de la Humanidad otorgado por la Unesco en 2001 y lugar de excepcional valor universal en 2015.

Desde la Asamblea en Defensa del Tajo de Aranjuez somos muy conscientes de la gravedad de la situación y nuestro trabajo continúa con paso firme para paliar este escenario con distintas  estrategias: sensibilización, dinamización y participación de la ciudadanía sobre la problemática del río y sus consecuencias, recuperación de las playas históricas fluviales siendo la de  La Pavera la primera en la que estamos haciendo y centrando todos los esfuerzos, unión de todos los pueblos y ciudades ribereños en esta lucha conjunta, implicación de los políticos a nivel municipal, autonómico, estatal y europeo.

Como consecuencia de ello participamos en la visita de los eurodiputados en Talavera de la Reina del año pasado con el consiguiente informe a favor del río por el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo donde se insta al Gobierno de Estado a revisar el Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo. Se ha logrado la visita de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea de Madrid, buscando la implicación de la Comunidad Autónoma basado en el conocimiento de primera mano de la problemática del río, y aprobándose el 1 de Diciembre de 2016 en la Asamblea de la Comunidad de Madrid la Proposición No de Ley para la mejora y conservación del Río Tajo en la Comunidad de Madrid.  Se han tenido contactos con la Delegación de Patrimonio Nacional como gestora de elementos fundamentales del Paisaje Cultural vinculado con el río.  Se ha producido la unión de los alcaldes ribereños mediante la firma de un compromiso de defensa por el río.

Todas estas estrategias hemos llevado a cabo. Hemos llamado también a todas las puertas necesarias obteniendo buenos resultados y promesas, pero somos conscientes de que el río Tajo necesita hechos y realidades. Es necesaria la unidad de todos. Nuestro Ayuntamiento lucha unido y debe continuar unido. Desde Europa nos dan la razón y avalan nuestras exigencias con datos objetivos dando un severo toque de atención al gobierno central por esta situación que lleva padeciendo 38 años el río más maltratado de toda la Península Ibérica. Además el Gobierno de la Comunidad de Madrid parece que tampoco es consciente de su responsabilidad y obligación, de que el Tajo también es madrileño, igual que el Jarama y el Manzanares. De hecho nuestro Tajo recoge todos sus vertidos sufriendo así todas sus consecuencias.

Es hora de transformar esta realidad, seguiremos abriendo puentes y llamando a las cosas por su nombre, buscando acuerdos y recordando a los que los asumieron que deben cumplirlos. Exigimos a todas las Administraciones y organismos implicados y con responsabilidad para con el río Tajo, empezando por la Confederación Hidrográfica del Tajo, que cumplan con sus compromisos y con la Directiva Marco del Agua.

¡POR UN TAJO VIVO! ¡NO AL TRASVASE! ¡DEROGACIÓN INMEDIATA DEL MEMORÁNDUM TAJO – SEGURA!

 Asamblea para la defensa del río Tajo de Aranjuez

LOS CAUDALES ECOLÓGICOS Y LA SITUACIÓN DEL TAJO EN ARANJUEZ

Os dejamos con una nueva sección publicada en el Semanario Más en colaboración con la Asamblea por la Defensa del Tajo de Aranjuez: Desde el balcón del río. Esta primera entrega del 6 de mayo de 2016, el tema elegido es “los caudales ecológicos y la situación del Tajo en Aranjuez, por José Ángel García Redondo.

balcon tajo-caudales ecologicos

Los caudales ecológicos son aquellos que sirven para alcanzar en un determinado cauce o tramo, unos objetivos de buena calidad del mismo para conservar la fauna acuática original y la vegetación natural de sus riberas. Pero en el caso del río tajo a su paso por Aranjuez estos caudales ecológicos no se han establecido, debido a una normativa hidrológica condicionada por los intereses económicos como consecuencia de la explotación del acueducto Tajo-Segura.

Posiblemente el único caudal ecológico como tal que pueda existir en un río es el natural, es decir, el caudal o caudales que deberían pasar por un río a lolargo del año sin ninguna alteración humana. Pero esto hoy día ya no se da en la mayor parte de los cursos de agua (al menos en los permanentes), que existen en la Península Ibérica, por lo que a través de la planificación hidrológica se deberían establecer otros caudales que sustituyendo a los naturales, ya alterados, permitan mantener a nuestros ríos en unas condiciones de buen estado ecológico.

Para ello en la legislación hidrológica, en la bibliografía científica, técnica o meramente divulgativa y en los medios de comunicación, se habla de caudales ecológicos, medioambientales y en otros países se
conocen como caudales reservados, recomendados, etc.
De acuerdo con la definición dada por el vigente reglamento de Planificación Hidrológica, caudal ecológico es el caudal que contribuye a alcanzar el buen estado o buen potencial ecológico en los ríos o en las aguas de transición y mantiene, como mínimo, la vida piscícola que de manera natural habitaría o pudiera habitar en el río, así como su vegetación de ribera.

Es decir un caudal ecológico, en sentido legal, debería ser aquel que permitiese mantener en un determinado tramo de un río, las mínimas condiciones medioambientales para evitar que desaparezcan las especies de peces originarias, así como que se degrade la vegetación natural de sus riberas.

Así, por un lado, consiguiendo el mantenimiento de las especies de peces de origen natural (autóctonas), es obvio que se mantendrían todos los hábitats y refugios dentro del cauce que necesitará cada una de las especies piscícolas para su reproducción, alimentación y refugio, en todas sus etapas de crecimiento y asegurando por tanto unas poblaciones equilibradas con una adecuada proporción entre jóvenes y adultos. Esto ya de por sí supondría conservar el hábitat de la mayor parte del resto de la fauna acuática con la que de una manera u otra se relacionan los peces.

Por otro lado, con esos caudales ecológicos se debería lograr igualmente el mantenimiento de la vegetación de ribera, es decir los sotos y galerías fluviales que habitan las riberas y orillas de los cauces; y en general todos aquellos rincones de las vegas donde la mano humana no ha cambiado el uso de los terrenos.

Para estos fines existen diferentes métodos científicos disponibles que permiten determinar cuáles deben ser esos caudales ecológicos, que no son una mera cantidad fija en metros cúbicos o litros por segundo de agua a circular por un punto o tramo de un río, sino una serie de valores que permitan componer una variación de caudales a lo largo del año hidrológico, es decir habría que diseñar un régimen de caudales.

Así es necesario establecer una distribución temporal de caudales mínimos y máximos, pero también caracterizar un régimen de crecidas con un caudal generador, para un periodo de retorno (el tiempo que debería transcurrir entre dichas crecidas), el momento del año más adecuado y para una duración de tiempo determinada (lo que se conoce como tasa de cambio).

En definitiva con todo ello se buscaría simular el régimen de funcionamiento natural del río o tramo, de tal manera que se alcanzase un buen estado del mismo, de la fauna y de la vegetación que viva directamente en el río o asociada.

Pero todo régimen de caudales medioambientales instaurado por ausencia del natural, por muy bien que se diseñe no implica que se consiga preservar el 100% de la calidad del potencial ecológico de ese río. Cualquier caudal medioambiental o si queremos ecológico, implica una aproximación más o menos fiel al natural y por tanto cuanto más se aleje de él mayor será el sacrificio en las condiciones ambientales primigenias y eso lo notará el ecosistema del río y por tanto todos los organismos que en ellos interaccionan; y por tanto en toda su fauna y su vegetación.

La cuestión reside en alcanzar la solución que permita preservar un buen estado del río y sus riberas, con la menor pérdida de calidad de su potencial ecológico, sin perder al menos la capacidad para mantener de manera sostenible la fauna piscícola autóctona y del bosque de ribera, teniendo en cuenta las demandas que existen por
parte de la población que vive en la propia cuenca, como son las necesidades de abastecimiento urbano, los regadíos y el uso recreativo que debe existir para que las poblaciones ribereñas no terminen desvinculándose de su propio río.

Todo este proceso requiere estudios que luego, una vez se han establecido los regímenes de caudales medioambientales, deben evaluarse para con la práctica comprobar su adecuado funcionamiento e ir introduciendo todas las variaciones necesarias para alcanzar los objetivos que estarían definidos por una planificación hidrológica bien hecha. Es decir, un régimen de caudales ecológicos o medioambientales no debe ser una serie de valores fijos, sino adaptables para a fin de cuentas lograr de manera sostenible en el tiempo sus funciones.

El problema del río Tajo en Aranjuez es que el actual Plan Hidrológico del Tajo aprobado este año para el periodo 2015-2021, no fija ningún caudal ecológico o medioambiental a su paso por nuestra localidad, ya que se limita a trasladar, tal cual, los caudales legales establecidos por el anterior Plan Hidrológico que en Aranjuez
son 6 m3/segundo fijos todo el año, es decir, el mismo caudal ya establecido como caudal mínimo por la Ley 52/1980 de regulación del régimen económico de la explotación del acueducto Tajo-Segura.

En estas circunstancias en el vigente Plan hidrológico se determina ese caudal como valor medio en m3/segundo, con la denominación dentro de una tabla para diversos puntos de la cuenca con la distribución trimestral de caudales ecológicos y caudales mínimos. Como de acuerdo con los anexos del propio Plan no se ha establecido
ese valor como caudal ecológico, debe entenderse que sigue tratándose de caudal mínimo, que no medio.

Pero en cualquier caso es un caudal que no sirve más que para que el Tajo no llegue a secarse a su paso por Aranjuez y desgraciadamente, a lo largo de las décadas que lleva funcionando el Trasvase Tajo-Segura, ha demostrado con una demoledora evidencia que no cumplió con los objetivos de mantener como mínimo, la vida piscícola
que de manera natural habitaría o pudiera habitar en el río, así como su vegetación de ribera. Ni los peces que hoy nadan nuestras aguas son las mismas especies que existían antes, ni los sotos y riberas en claro declive, son capaces ya de mantener el vigor y la estructura que tenían hace casi 40 años.

Pero el Tajo, aunque gravemente enfermo sigue aquí. Solo está esperando que la razón y la legalidad de acuerdo con la normativa europea (la Directiva Marco del Agua y otras directivas ambientales) se cumpla y que el interés general, que es la preservación de un medio ambiente y unos recursos naturales de buena calidad para el
servicio a todos los habitantes de esta parte de la cuenca, prevalezca
sobre los intereses económicos de una parte de habitantes de otras cuencas, que a toda costa luchan por mantenerlos por encima de los primeros.

balcon tajo-caudales ecologicos-2

José Ángel García Redondo